ABONO ORGANICO



Una manera de mantener la fertilidad de la tierra es incorporandoles abono. Y nada [[#|mejor]]que un abono organico, desprovisto totalmente de quimicos.
Para preparar abono organico solo necesitamos un pedacito de tierra, paciencia y constancia.

Los restos de [[#|alimentos]]que nos sirven para preparar este abono son las cáscaras de huevos y de frutas, verduras, la yerba y el cafe usado, hojas, estiércol y algunos restos de poda.
También deberemos buscar algunos trozos de telas de algodón viejas o pedazos de chapa, para poder cubrir el pozo que vamos a realizar.


Jamás debemos incorporar a nuestro abono orgánico restos de vidrios, huesos, carnes, plásticos o latas.

Lo primero que debemos hacer, luego de contar con los elementos básicos, es cavar un pozo de unos 50 cm de profundidad por unos 50 cm de diámetro.

Si queremos hacer solo un poco, podemos utilizar un tacho de 200 litros o similar, en el cual incorporaremos los “ingredientes” de la misma forma y procederemos igual en su cuidado.
En el fondo debemos ubicar los restos de poda, encima los residuos orgánicos y para finalizar, tapamos con un poco de tierra.

Todos los d­as se agrega un poco más de la tierra que sacamos cuando hicimos el pozo.
Mantener tapado con las telas y las chapas, e incorporar algunas lombrices para que ayuden a airear la tierra.


Si hace mucho calor, es conveniente regar el abono, ya que la humedad es [[#|indispensable]]para que el material se descomponga y pueda formarse.

El abono estar listo en unos 2 o 3 meses, si comenzamos a prepararlo en el [[#|verano]]. Si por el contrario, comenzamos a elaborarlo en el invierno, tardará alrededor de 5 meses en estar listo.

Para mayor seguridad, podemos ir revisándolo y cuando notemos que toda la materia orgánica que hemos colocado se ha descompuesto completamente, el abono estará listo para incorporar a nuestras plantas. Ellas lo agradecer.
external image 9532_Fundasiv.jpg


INGREDIENTES BÁSICOS EN LA ELABORACIÓN DEL ABONO ORGANICO
FERMENTADO


La composición del Bocashi puede variar considerablemente y se ajunta a las
condiciones y materiales existentes en la comunidad o que cada productor
dispone en su finca; es decir, no existe una receta o fórmula fija para su
elaboración. Lo más importante es el entusiasmo, creatividad y la disponibilidad
de tiempo por parte del fabricante. Entre los ingredientes que pueden formar
parte de la composición del abono orgánico fermentado están los siguientes:


La gallinaza


La gallinaza es la principal fuente de nitrógeno en la elaboración del Bocashi. El
aporte consiste en mejorar las características de la fertilidad del suelo con
nutrientes como nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio, hierro,
manganeso, zinc, cobre y boro. Dependiendo de su origen, puede aportar otros
materiales orgánicos en mayor o menor cantidad. La mejor gallinaza es de cría
de gallinas ponedoras bajo techo y con piso cubierto. La gallinaza de pollos de
engorde presenta residuos de coccidiostaticos y antibióticos que interfieren en el
proceso de fermentación. También pueden sustituirse o incorporarse otros
estiércoles; de bovinos, cerdo, caballos y otros, dependiendo de las
posibilidades en la comunidad o finca.

external image index.jpg


La cascarilla de arroz


La cascarilla de arroz mejora la estructura física del abono orgánico, facilitando
la aireación, absorción de la humedad de la filtración de nutrientes en el suelo.
También favorece el incremento de la actividad macro y microbiológica del
abono y de la tierra, y al mismo tiempo estimula el desarrollo uniforme y
abundante del sistema radical de las plantas. La cascarilla de arroz es una
fuente rica en sílice, lo que confiere a los vegetales mayor resistencia contra el
ataque de plagas insectiles y enfermedades. A largo plazo, se convierte en una
constante fuente de humus. En la forma de cascarilla carbonizada, aporta
principalmente fósforo y potasio, y al mismo tiempo ayuda a corregir la acidez de
los suelos.


La cascarilla de arroz, puede alcanzar, en muchos casos, hasta una tercera
parte del total de los componentes de los abonos orgánicos. En caso de no estar
disponible, puede ser sustituida por la cascarilla de café, paja, abonos verde o
residuos de cosecha de granos básicos u hortalizas.

external image D16F3.jpg


Afrecho de Arroz o Semolina


Estas sustancias favorecen en alto grado la fermentación de los abonos y que
es incrementada por el contenido de calorías que proporcionan a los
microorganismos y por la presencia de vitaminas en el afrecho de arroz, el cual
también es llamado en otros países pulídura y salvado. El afrecho aporta
nitrógeno, fósforo, potasio calcio y magnesio.
En caso de no disponer el afrecho de arroz, puede ser sustituido por
concentrado para cerdos de engorde.


El Carbón


El carbón mejora las características físicas del suelo en cuanto a aireación,
absorción de humedad y calor. Su alto grado de porosidad beneficia la actividad
macro y microbiológica del abono y de la tierra; al mismo tiempo funciona como
esponja con la capacidad de retener, filtrar y liberar gradualmente nutrientes
útiles de la planta, disminuyendo la perdida y el lavado de los mismos en el
suelo.

external image carbon.jpg


Se recomienda que las partículas o pedazos del carbón sean uniformes de 1 y 2
cm de diámetro y largo respectivamente. Cuando se usa el Bocashi para la
elaboración de almácigos, el carbón debe estar semipulverizado para permitir el
llenado de las bandejas y un buen desarrollo de las raíces.


Melaza de Caña


La melaza es la principal fuente de energía de los microorganismos que
participan en la fermentación del abono orgánico, favoreciendo la actividad
microbiológica. La melaza es rica en potasio, calcio, magnesio y contiene
micronutrientes, principalmente boro.

external image seminario-ron-flor-cana--L-2.jpeg


Suelo


El suelo es un componente que nunca debe faltar en la formulación de un abono
orgánico fermentado. En algunos casos puede ocupar hasta la tercera parte del
volumen total del abono. Es el medio para iniciar el desarrollo de la actividad
microbiológica del abono, también tiene la función de dar una mayor
homogeneidad física al abono y distribuir su humedad.
Otra función de suelo es servir de esponja, por tener la capacidad de retener,
filtrar y liberar gradualmente los nutrientes a las plantas de acuerdo a sus
necesidades. El suelo, dependiendo de su origen, puede variar en el tamaño de
partículas, composición química de nutrientes e inoculación de microorganismos.
Las partículas grandes del suelo como piedras, terrones y pedazos de palos
deben se eliminados. El suelo debe obtenerse a una profundidad no mayor de
30cm, en las orillas de las labranzas y calles internas.

external image 1308593185_218227417_1-venta-de-abono-organico-las-delicias.jpg


Cal Agrícola


La función principal de la cal es regular el nivel de acidez durante todo el
proceso de fermentación, cuando se elabora el abono orgánico. Dependiendo
del origen, puede contribuir con otros minerales útiles de la planta. La cal puede
ser aplicada al tercer día después de haber iniciado la fermentación.
external image abonosorganicos-1-420x300.jpg